Cómo superar estos tiempos difíciles

Definitivamente estamos pasando por momentos difíciles, y no hace falta decir que nos estamos volviendo un poco locos en casa. Con todo lo que sucede en nuestras mentes durante este período de cuarentena, es importante mantenerte positivo y no dejar que el miedo se apodere. El yoga puede ser una forma útil para des-estresarte y hacer algo de ejercicio físico. Sin mencionar que el yoga (el equilibrio entre el cuerpo y la mente) puede ayudar no solo a tonificar y estirar el cuerpo, sino también a equilibrar tus emociones y tomarte un momento para ti.

Estar encerrado en casa es estresante y es completamente normal pasar por diferentes emociones. Lo importante es saber que esta situación PASARÁ, y por el momento, solo tenemos que hacer lo mejor que podamos para asegurarnos de que todos estén seguros.

Mis transiciones emocionales

Personalmente, he pasado por una serie de emociones hasta ahora:

  • Día 1. 12 de marzo. Decidí cerrar el estudio inmediatamente después de escuchar que las escuelas estaban cerrando. El estudio de yoga (en Puerto de la Cruz) se encuentra en un club de tenis donde un gran grupo de personas mayores juegan dominó. La decisión de cerrar antes de que el gobierno dijera algo no era solo para prevenir la propagación del virus, sino también porque no parecía muy relajante sudar en una sala húmeda con otras 11 personas pensando también en los gérmenes.
  • Día 2. 13 de marzo. El gobierno español finalmente cierra todas las escuelas y la mayoría de las empresas. Realmente no podía entender todo el asunto todavía. Mi cuerpo se sentía como si estuviera en un día libre, mientras mi mente estaba aprendiendo sobre cómo el virus se estaba propagando enormemente. Mi compañía de seguros me envió un correo electrónico para informarme que no voy a estar cubierta en el estudio en caso de que ocurra alguna lesión. Pusieron la cobertura de mi seguro en espera … así que felizmente establecí una página en Facebook (Mímate en la Cuarentena) para ofrecer cualquier tipo de apoyo a través del yoga y la meditación en casa.
  • Día 3. 14 de marzo. Creo que no quería aceptar lo que estaba pasando. Realmente no había entendido la gravedad de la situación todavía. Pensando que «todo volverá a la normalidad en 10 días», continué mi día como siempre, disfrutando de la vida en casa y subiendo videos a YouTube.
  • Día 4. 15 de marzo. Más inaceptación. Estaba tan feliz de tener video chats constantes con familiares y amigos que hacia mucho tiempo que no veía. Me costó darme cuenta de que las personas están sufriendo y la situación se vuelve cada vez más grave.
  • Día 5. 16 de marzo. Reflexión. Mi factura mensual de Netflix vencía, que felizmente pagué (gracias a Dios por Netflix) cuando me di cuenta … «¿Cómo voy a pagar las facturas (alquiler, impuestos, electricidad, comida?!?!?) Si yo no tengo ingresos?
  • Día 6. 17 de marzo. Pánico. Los estantes vacíos en el supermercado me asustaron y comencé a llorar cuando una asistente super amable del Mercadona me ayudó a buscar alternativas de pasta de dientes.
  • Día 7. 18 de marzo. Ira. Discutí con un hombre en el supermercado porque no quería seguir el protocolo de seguridad y ponerse guantes. ¡Haz tu parte amigo!

¿Cómo puedo ayudar?

Después de toda esta charla de COVID19, déjame volver a mi punto. ¿Cómo puedo ayudar? De cualquier manera que pueda. Ha habido un debate bastante grande con otros profesores de yoga a través de las redes sociales. Muchos piden que limitemos la cantidad de clases gratuitas, ya que devalúa lo que realmente hacemos a diario para ganarnos la vida. Aunque entiendo el punto, también creo que esta es una situación global que todos sufren y que todos estamos juntos en esto. Es por eso que he decidido donar una clase de 30 minutos de lunes a viernes (en español) en la página de Facebook Mímate en la Cuarentena. Mira el video a continuación (en español) donde explico mi punto de vista un poco más.

Clases privadas de yoga

Además de las clases gratuitas que ofrezco en YouTube, continuaré ofreciendo clases individuales a través del video chat de Whatsapp por 10 euros. Estas clases de una hora y quince minutos están diseñadas para fortalecer y estirar todo el cuerpo y ayudarte a desconectar mentalmente de todo lo que está sucediendo. De esta manera también puedo verte y corregir tus posturas. Si ya eres un estudiante privado mío y te gustaría agotar las sesiones que tienes, por favor envíame un mensaje para programar un horario. Si eres nuevo en el yoga y estás interesado en clases privadas de 1/1 conmigo, envíame un mensaje en Whatsapp +34 671 21 49 29.

Clases grupales

Obviamente no puedo olvidar a mis maravillosos estudiantes regulares del Love Yoga Studio. La mayoría de los cuales compraron un paquete de clases justo antes de que el estudio tuviera que cerrar. Si alguno de ustedes que todavía tiene sesiones disponibles quisiera usarlas, estoy organizando clases colectivas (a través de la aplicación de zoom). Es una aplicación súper fácil de descargar, ya sea en tu teléfono, tablet u ordenador. Es gratis y me permite poder verte mientras hacemos la clase. También, estas sesiones son de una hora y quince minutos, y se enfocarán en un elemento específico a través de un flow vinyasa. Permitiré un máximo de 10 estudiantes por clase (al igual que en el estudio), y podrás registrarte a través de la aplicación TIMP como de costumbre. Si eres nuevo en mis clases de yoga, puedes comprar una «sesión suelta» por 8 euros y unirte a la clase en Zoom. Si deseas reservar, por favor éscribeme en Whatsapp +34 671 21 49 29.

Gracias por entender

El uso de videos de yoga gratuitos ha existido incluso antes que el corona virus. De hecho, es una de las muchas formas de inspiración que uso cuando organizo mis clases. Comencé a subir videos a mi canal de YouTube mucho antes de este brote de pandemia. Es comprensible que muchas personas se encuentren en una situación difícil en la que no pueden pagar clases de yoga, por eso me gustaría ofrecer un poco de ayuda. Mis videos en línea son en su mayoría de 20 minutos de duración (ten en cuenta que una clase de yoga normal es de una hora y quince minutos).

Estoy feliz de ayudar, pero obviamente también tengo que pagar las facturas. Si sigo guardando las sesiones no utilizadas de todos, cuando regresemos al estudio a mitad de abril, no podré llegar a fin de mes. Es por eso que me gustaría sugerir a las personas que prueben mis clases en línea y ayuden a apoyar a la comunidad de clases online.

Nuevamente, muchas gracias a todos los que ya me apoyan y me siguen en las redes. Les estoy enviando un gran abrazo virtual a todos y por favor cuídense.¡Juntos lo podemos superar estando separados! Namaste.